Una azotea en Madrid - Laura Vila
Vestidos de novia hechos a medida en nuestro atelier de Barcelona
vestidos, novia, invitadas, barcelona, sant cugat, vestidos de novia, wedding, bride, atelier, a medida, únicos
15737
post-template-default,single,single-post,postid-15737,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,transparent_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.6,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.1,vc_responsive

Una azotea en Madrid

Hace unos días Alberto de Fueron felices y comieron sandía me propuso una aventura por Madrid, con mis vestidos de novia. Y yo, que me apunto a un bombardeo, no lo dudé ni un solo segundo. Así que maleta en mano y cargada con 4 de mis vestidos y una buena dosis de ilusión nos pusimos rumbo a la gran ciudad.


Llegamos el viernes por la noche, y después de cenar con unos amigos y descansar un poco, amanecimos el sábado cargados de energía y preparados para una sesión de fotos muy especial.
Nada más llegar, nos encontramos con la increíble Sandra con la que subimos directas a la habitación de Evelin y Pablo, para prepararles para el shooting. Nos divertimos muchísimo mientras Sandra iba maquillando y peinando a Evelin, por la calidez del equipo, nos compenetramos en seguida y no costó nada que la habitación se llenara de buen rollo.
Nos dirigimos al magnífico hotel NH Eurobuilding en el corazón del distrito financiero de Madrid, que nos deleita con unas vistas espectaculares y unas instalaciones de lujo, además de un personal que te hace sentir como en casa.
Evelin y Pablo son una pareja preciosa, que desprenden amor y felicidad por todos los rincones, y fue un placer poder trabajar con ellos.
Cuando ya estuvimos listos fuimos recorriendo los diferentes espacios del hotel que Encaje y Plumeti habían preparado para la ocasión. Un seating plan que nos enamoró, una mesa dulce deliciosa (pudimos probar bocado) y una decoración bellísima a la que no le faltaba detalle.
Y ya cuando empezaba a caer la tarde, nos dirigimos a un rincón secreto del hotel, un rincón que es magia, y es que soy una fan incondicional de las azoteas, pero la de NH Eurobuilding, es por ahora mi favorita. Y fue en ese momento cuando Evelin y Pablo se dejaron llevar y nos ofrecieron su lado más romántico.
Terminamos la sesión agotados, pero derrochábamos felicidad por cada poro de nuestra piel, no podíamos estar más satisfechos del trabajo realizado y del equipazo que formamos.
Tuvimos la suerte de poder disfrutar de una noche en las instalaciones del hotel donde descansamos como niños entre la suavidad de las sabanas en una de sus camas XL. Despertamos aún en esa nube de felicidad con la que nos fuimos a dormir, disfrutando de las vistas del hotel desde nuestra ventana y con un desayuno que… OH! ¡Qué desayuno!
Y fuimos a recorrer el parque del Retiro y las calles del Rastro (comprando algún que otro detalle) y dando por finalizado un fin de semana increíble en Madrid.

Solo puedo decir gracias, gracias y mil gracias, a todos los que lo hicieron posible y no dudaron en contar conmigo para un shooting tan especial.